Avisar de contenido inadecuado

Ocuparon un predio del municipio y vendieron a terceros

{
}

OCUPARON UN PREDIO DEL MUNICIPIO Y VENDIERON A TERCEROS

Destacado

La Patria

Marleny Guevara es una de las fundadoras del bajo Villa Jardín. Sostiene la escritura de compraventa de posesión y mejora de una extensión de tierra que han loteado para vender.

Los habitantes del sector sostienen que son propietarios, porque a alguien le pagaron. Les urge el servicio de agua. Omisión.

Alexandra Serna

En una década unas 70 familias poblaron un predio de la Caja de la Vivienda Popular (CVP), que es de protección ambiental. Lo llaman bajo Villa Jardín, debido a la urbanización vecina que lleva ese nombre y que limita con el barrio Estambul. A pesar de que en el 2002 la Policía reportó que varias personas vivían allí en dos cambuches, año tras año llegaron más y levantaron incluso viviendas en material. Como pagaron, afirman que son propietarios.

"Le compré un lotecito hace ocho años a don Enrique, que vive ahí mismo, y me valió como $15 millones. Firmamos un contrato de compraventa y me dijo que a los tres meses me daba la escritura, pero no se ha podido", cuenta Carlos Ariel Ceballos, oriundo de Aguadas. Se vino para Manizales apenas hace unos meses, en busca de trabajo, y dice que levantó su casa de esterilla en 20 días.

El bajo Villa Jardín es un caserío que lleva diez años ante el conocimiento de las autoridades municipales.

La CVP interpondrá la otra semana un denuncio penal, aunque lo ha hecho antes sin resultados. Óscar González Franco, Asesor jurídico, señala que tienen identificados unos tres posibles estafadores.

Para Carlos Alberto García Montes, Jefe de la Oficina Municipal para la Prevención y Atención de Desastres (OMPAD), se trata de una invasión histórica: "es el primer caso que conozco en que alguien toma un predio y empieza a vender, por lo menos en los últimos 20 años" (ver recuadro Invasiones en Manizales ).

Cómo llegaron

Marleny Guevara, que es la esposa de quien le vendió a Carlos, asegura que ellos son dueños de una extensión de tierra desde el 2002, cuando se la compraron a un amigo que iba para España. Allí construyeron su casa, también en esterilla, y han ido vendiendo lotes. "Vea: esta es la compraventa que firmamos en la notaría y este es el impuesto predial. En el 2004 nos iba a sacar la Policía, pero les mostramos los papeles y se tuvieron que ir", dice con seguridad.

 Otros también muestran sus documentos como recibos del impuesto predial y autenticaciones notariales de contratos y promesas de compraventas. "Cómo nos dicen que somos invasores", reitera Flor María González, que llegó hace un año al lugar e invirtió unos $2 millones por un pequeño lote.

Algunos son más reservados y miran a sus vecinos buscando un gesto de aprobación antes de contar quién les vendió el lote. "El señor que vive allá, pero no está", señala uno.

Después de hablar con varias personas, una mujer admite finalmente que quizás los engañaron: "pagué arriendo por 20 años en Chipre y siempre tuve el anhelo de tener casita propia. No podía desaprovechar el papayaso".

Sin embargo, ¿por qué una notaría certificó esas ventas que se consideran irregulares y el Municipio cobra un impuesto a quienes ve como ocupantes ilegales?

Lo que argumenta el Asesor Jurídico de la CVP es que las notarías pueden autenticar cualquier acuerdo comercial entre dos personas, independiente de si es legal o no, y por lo tanto el documento que se firme y selle no es suficiente para convertir a alguien en propietario de un bien. Tampoco lo hace el predial, así haya una ficha catastral de por medio. "El certificado de tradición dice quién es el propietario, es el único documento válido", sostiene.

La Secretaría de Planeación selló la construcción en este lote. Apenas se puso las pilas desde hace dos semanas.

Por su parte, la Personería Municipal duda de que el ciento por ciento de los lotes donde viven esas 70 familias sean de la CVP. "Tenemos copia de unos certificados de tradición. Al parecer uno de los propietarios se extendió al terreno de la Caja y ese fue el problema. Por eso es necesario que se haga un estudio de títulos", dice el personero Juan Carlos Pérez Vásquez.

Sin agua y en zona de alto riesgo

La falta de agua y de un sistema de alcantarillado es, en realidad, la necesidad más apremiante. Fue esta situación la que preocupó este año al Concejo de Manizales, el cual convocó una mesa de trabajo para coordinar esfuerzos y ponerle fin a diez años de ilegalidad.

De todas formas los habitantes del bajo Villa Jardín se las ingenian, unos traen agua desde un nacimiento cerca del Hospital Santa Sofía y a través de una manguera, otros montan canaletas para recoger la agua lluvia. Lo grave es que el líquido no es potable y los niños y adultos mayores se enferman con frecuencia.

Con el servicio de la luz, que en cambio sí lo tienen algunos habitantes, el inconveniente es que varios vecinos extendieron ilegalmente el cableado hasta sus casas. "Nos toca robarnos la luz. Si nos la ponen, la pagamos, pero no quieren hacerlo", reconoce Antonio Otálvaro, líder comunitario.

La razón por la cual se niegan los servicios es que esa población está ubicada en una zona de alto riesgo, según la OMPAD. No obstante Sebastián Henao, Subgerente de Aguas de Manizales, aseguró en el Concejo que si el Municipio los autorizaba podían proveer el servicio, pues técnicamente es posible.

"No se puede instalar, porque no hay garantías de seguridad para la población -responde Luz Adriana Trujillo, Secretaria de Planeación-. Entran en contradicción el derecho a la vida y a un servicio público y lo que hay que salvaguardar ante todo es el primero".

El telón de fondo, más allá de la declaratoria de zona de alto riesgo, es que al proveer el servicio público se legitima de cierta manera la ocupación ilegal, así las normas lo permitan. "No se puede premiar la invasión", opina el abogado de la CVP.

Qué hacer entonces

Lo que propone la Personería Municipal es suministrar de inmediato el agua, pues urge. "Esto es una encrucijada: por un lado está el asentamiento humano y su drama, por otro, el cumplimiento de la ley", plantea Pérez Vásquez.

Sin embargo, dice que el agua se prestaría de manera provisional y condicionado a dos procesos. Uno es la verificación técnica de la OMPAD que determinará si es una zona de alto riesgo mitigable o no. Desde ya el Jefe de esta entidad apoya la idea de que si el riesgo es mitigable, se adelante un proyecto de vivienda de interés social.

Lo otro es una acción popular que interpuso un ciudadano contra el Municipio, la cual busca el desalojo de la población por estar en un sector de protección ambiental, pero que al tiempo la reubiquen.

La CVP también buscará el desalojo, a través de otra acción judicial, mas no la reubicación, pues considera que no es su obligación. Solo lo haría en caso de que falle primero la acción popular.

Entretanto, la Secretaría de Planeación empezó hace dos semanas a sellar los lotes donde apenas construían. "El Estado ha pecado por omisión, por no haber hecho el control a tiempo. Estamos corrigiendo los errores que permitieron que se ocupara de manera ilegal ese sector", concluyó la titular de ese despacho.

Invasiones en Manizales

marlenySegún Carlos Alberto García Montes, Jefe de la Oficina Municipal para la Prevención y Atención de Desastres (OMPAD), la ocupación ilegal en el bajo Villa Jardín es el caso más atípico que ha conocido en su gestión. Por lo general los pobladores se asientan en un terreno que no es suyo, sino del Municipio, y no se ponen a comercializarlo.

Recalcó, por otra parte, que en los últimos tres años se ha reducido el número de viviendas en zona de alto riesgo, que en la práctica equivalen a las de invasión. Dijo que en el 2007 había tres mil 400 casas y ahora quedan dos mil 600.

Estos son algunos barrios y sectores donde persisten esos ocupantes ilegales:

- Comuna Universitaria: Zafiro, Sauces, El Aguacate.

- Comuna La Fuente: bajo Andes y bajo Nevado.

- Comuna La Macarena: parte de Bosconia.

- Comuna Ciudadela del Norte: por la vía al Guamo.

- Comuna Tesorito: Chachafruto.

- Comuna San José: bajo Galán y otros barrios.

En esta última comuna es donde se concentran todos los esfuerzos a través del macroproyecto de renovación, que pretende impactar al 53% de las familias que en Manizales viven en zona de alto riesgo.

Tenga en cuenta

Si va a comprar un predio exija el certificado de tradición que incluye la matrícula inmobiliaria. No es suficiente que en la notaría le autentiquen la promesa de compraventa o documentos similares.

información de: La Patria

http://www.lapatria.com/story/ocuparon-un-predio-del-municipio-y-vendieron-terceros

{
}
{
}

Deja tu comentario Ocuparon un predio del municipio y vendieron a terceros

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar de usuario Tu nombre